miércoles, 10 de enero de 2018

La inteligencia humana



Quiero vivir en el espacio entre las palabras,
donde algo empieza y algo acaba;
donde el viejo significado se niega a renunciar a su esencia
y el nuevo todavía no tiene nombre,
y es solo el soplo de un eco.

No cejo en el empeño de bailar en el abismo, sin atreverme a dar un paso en falso, con miedo atroz a la caída, y aún más a la parálisis. Quizá deba negarme, por razones humanitarias, a una existencia plácida que se parezca a la felicidad. Prefiero vivir en un espejismo. Nunca me ha gustado el suelo donde piso e intuyo, sin embargo, que es todo lo que existe. Deshago las raíces familiares como un nudo de papel y, en el momento de lanzarlas, quedan atadas a mis manos. Cada rosa de mis antepasados afila sus espinas; temo que la genética de la guadaña se tome conmigo su venganza.

Quizá el temor a la predestinación es solo una excusa para camuflar mi falta de voluntad. No veo los obstáculos, pero sé que están ahí y voy a chocar con cada uno de ellos. 

¡Cuánta energía despilfarrada en busca de la felicidad suprema! ¿No sería más sensato admitir que solo estamos de paso y renunciar a toda absurda pretensión de trascendencia? Filosofía, religión… ¡son las peores pseudo-ciencias!

Abracé el existencialismo por un tiempo; ahora veo que no es más que un complejo autoengaño: solipsismo enmascarado. 

Empecé escribiendo un poema y he terminado lanzando una fútil diatriba contra el mundo, vulgares pétalos de dianas. Todos los disparos son siempre contra uno mismo. El tiempo es el mejor chaleco antibalas.

Deprimirse es un embarazo extraño, abortar una necesidad incurable.

La inteligencia es la verdadera arma de destrucción masiva. Los humanos la hemos recibido como un don maldito, aplicado en sus peores dosis. Inteligencia modesta, que solo aporta una débil comprensión del entorno, y aún más débil de uno mismo. La suficiente, sin embargo, para que se nos vaya de las manos. Somos esclavos de sus desatinadas ocurrencias, incapaces de controlar sus desmanes y su constante flujo de idioteces. Quizá la inteligencia humana solo sea una sabia herramienta de la naturaleza para extinguirnos.


sábado, 16 de diciembre de 2017

¡Premiado mi libro de relatos "Entrecuentos"!

Entrecuentos como pequeños entremeses literarios: 29 relatos breves o muy breves de temáticas y estilos diferentes, en la línea y a la vez distintos de mi primer libro de cuentos Juicio a un escritor. Este es el proyecto que ha sido merecedor del segundo premio del concurso I Premio Jóvenes Creadores Aragoneses2017, organizado por el Instituto Aragonés de la Juventud, que recoge y amplía el espíritu del que ganara en 2011 con Juicio a un escritor. Lo recibí ayer en el auditorio del CaixaForum en Zaragoza en una gala entretenida, repleta de bromas y trucos de magia, que puede verse completa aquí (salgo en el minuto 45). 




El galardón supone 3.000 euros y la publicación de la obra. A él solo podían presentarse aragoneses menores de 30 años que tuvieran un proyecto tecnológico o artístico en diversas especialidades. Entrecuentos ha sido el único proyecto literario premiado. Me siento muy contento por haber recibido esta distinción. Es un estímulo para seguir escribiendo y una nueva oportunidad de difundir mi literatura

Después de publicar dos novelas en los últimos años, tenía muchas ganas de volver al cuento, el género que escogí para mis primeros escritos. Este premio es una forma estupenda de empezar un año que ha estado marcado por la publicación de Duermevela. Espero que terminéis 2017 de la mejor manera posible y que sigamos leyéndonos en 2018 :)  



jueves, 2 de noviembre de 2017

Entrevista y video en YouTube sobre mi novela "Duermevela"


Últimas y estimulantes noticias: después de la favorable reseña de mi novela Duermevela, la web "En el jardín inglés" me ha publicado también una entrevista en la que repaso mi trayectoria literaria. Ha sido un placer contestar a todas sus preguntas y agradezco el interés que han mostrado. 

Además se ha publicado en YouTube un video de la booktuber venezolana Caryarit Ferrer, que habla en buenos términos de la obra. Me encanta que lectores de diversos países se hayan acercado a su lectura y hayan disfrutado de ella. También en México Duermevela ha tenido una interesante acogida que, para ser honestos, me ha sorprendido. En Amazon, donde la novela está disponible en formato digital y en papel, ha cosechado cuatro reseñas, con una media de 4 estrellas sobre 5. Animo a todos los que hayan leído el libro a que me dejen también su opinión.   


Por ahora no estoy escribiendo nada nuevo, aunque tengo ideas tanto para relatos como para una novela. Pero sí he decidido participar en un concurso para artistas aragoneses menores de 30 años (antes de que sea demasiado tarde ☺ ).  Aunque se trata de un certamen de nueva creación, es de algún modo heredero del que gané en el año 2011 y que, lamentablemente, fue clausurado. Gracias a él publiqué mi primer libro de cuentos, Juicio a un escritor, que puede leerse aquí gratis. Sin duda es una buena noticia que haya regresado una iniciativa de este tipo.

¡Saludos!  

lunes, 23 de octubre de 2017

Siempre quise ser



Una torre decapitada

un huracán acariciante

una apariencia verdadera


un sinsentido lógico

un beso que muerde

una tempestad que engalana

un peine para calvos

unas tijeras que pegan

un cangrejo del futuro

un pingüino putero

una cigarra obrera

una hormiga poeta

un pacifista violento

un príncipe pordiosero:

pura contradicción andante

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Promoción especial: mi novela "Duermevela" gratis hasta el domingo

He decidido hacer una promoción especial de mi última novela, Duermevela, que ya puede descargarse gratuitamente a través de este enlace, desde hoy hasta el próximo domingo. No es necesario disponer de un e-reader para leerlo; también puede hacerse desde ordenador, móvil o tableta. El libro seguirá disponible en papel a través de Amazon y de la librería LibrUp, para los que no sean amigos del formato digital.

Duermevela cuenta la historia de Juan, un periodista que, a sus 35 años, se siente fracasado a pesar de haber tenido notable presencia en radio y televisión. A través de diversos flashbacks, el lector se adentrará en episodios desordenados de la vida del personaje, que intenta recomponer su psique como fragmentos de un rompecabezas sin solución. Las pesadillas y los malos recuerdos harán reflexionar a Juan sobre dos mundos que creía dominar: el periodístico y el onírico. Sueños que se transforman en opresiones, un pasado donde las sombras han extinguido la luz y un futuro en el que la incertidumbre es la única certeza irán revelándose en las páginas del libro.

Duermevela quedó finalista en la edición 2016 del Premio Literario Internacional de la agencia Punctum, en la categoría de novela inédita. Ha tenido buenas reseñas en Amazon y también en alguna web de reseñas. Incluso se ha llegado a comparar a su protagonista con personajes propios de Bukowski. En las próximas fechas llegarán nuevas reseñas sobre el libro. Espero que con esta promoción pueda llegar a más lectores y que se animen a compartir su opinión.

¡Saludos!   

lunes, 31 de julio de 2017

Prosa poético-veraniega


Se suceden las novelas y todavía no he escrito nada. Apenas la primera letra de un bosque en el que me pierdo como un náufrago.

El sentido de lo que escribo es la permanencia del cambio. El desvarío de una palabra que no tenía pareja de baile en el festival del diccionario y se puso a escribir libros para desahogarse.

Hemos olvidado el esfuerzo de lo manual. Cada palabra es una penitencia extraña, cada frase un desfallecimiento súbito.

Alcohol, chocolate y escritura… tres placeres traicioneros que se vuelven en tu contra. Aunque el chocolate es el más noble.


La extrañeza es una sensación continua que me asalta y me despelleja sin contemplaciones. El viento quiere que pase página. El chocolate desea testimoniar su presencia en el papel. Pero a mi me gustaría seguir escribiendo para siempre en esta misma página, que por desgracia se acaba.

Tal vez no sea capaz de escribir sobre las cosas que de verdad me importan. La escritura es un acto de fe que no cree en divinidades. Si escribir me da pereza, ¿estaré perdiendo mi vocación? Hemingway estaba convencido de que, por encima de todas las borracheras, permanecían los recuerdos importantes. Yo no lo tengo tan claro. Mis palabras son ramas secas que se desmoronan ante el rugido del viento.  

¿Qué demonios significa ser escritor? Quizá el día que lo comprenda podré dormir tranquilo, sin mayores pretensiones que sentir los latidos de mi corazón. En todo caso, la vida vale la pena. Los suicidas son autómatas que desfilan en una pasarela macabra para los filósofos.

Busco a la vez la excitación y el ensimismamiento. Me adelanto a la letra siguiente. Empieza mi figura a reflejarse en el fondo de este vaso. Veo misticismos por todas partes. Me los invento y digo que son míos. La pereza y el aburrimiento tal vez sean las verdaderas fuerzas creativas, la necesaria contención en este lío y el imprescindible acicate para los comienzos.

El único viaje importante es el espiritual. Mover el cuerpo carece de sentido. Las debilidades de la espalda son una cordillera que escalo en monopatín. He añadido la música a este cóctel que, de tanta efervescencia, se queda en un intento fútil de evanescencia. Quisiera poder hacer música con el tintineo de un boli.

Lo único seguro es que beberé de la copa que me regalaste hasta apurar la última gota. Beberé aunque ya no quede nada más que el recuerdo del deseo, el olvido cerniéndose sobre nosotros como un manto de estrellas disecadas.

miércoles, 12 de julio de 2017

Después de "Duermevela", ¿ahora qué?


Tras participar en la Feria del Libro de Calatayud como escritor y pregonero y presentar mi novela Duermevela en la librería LibrUp, toca darse un descanso veraniego y un periodo de reflexión. Gracias a todos los que acudieron y se interesaron por mi obra. Para quienes vivan en Barcelona o alrededores y no pudieran asistir a la presentación, Duermevela seguirá disponible en LibrUp (Calle del Roselló, 361). 



Aunque nunca abandono por completo la escritura, la estación del calor no es la mejor época para empezar nuevos proyectos literarios. A veces hay que dar un paso atrás para tomar impulso. Por ahora tengo que meditar sobre la conveniencia de editar un nuevo libro de relatos y dar un poco de forma a la que debería ser mi próxima novela, que girará en torno a la idea del éxito que predomina en nuestra sociedad. Espero que sea una historia con varios personajes profundos, con sus vidas enlazadas de algún modo, más coral y menos centrada en la evolución de un único personaje protagonista. Me gusta que cada uno de mis proyectos, además de diferir en su temática, también estén estructurados de forma diferente. Así trato de mejorar como escritor y asumir nuevos retos. 

Si me llega la "inspiración" (palabra gastada donde las haya) publicaré alguna entrada este verano. Y si no, os deseo a todos que disfrutéis de las vacaciones y que no os consuma el calor.

¡Un abrazo!